11 octubre 2006

Mano izquierda


Ayer, mientras comía, me puse a mirar mi mano, la izquierda. Estaba apoyada serenamente en la mesa mientras la derecha se afanaba cargando el tenedor. La vi tan inmóvil y ajena que por un momento pensé que era de otra persona. Traté de hacer memoria hace cuanto tiempo que no miraba mi mano izquierda, solo por el hecho de mirarla. No me detuve en aspectos formales como lo apretada que me queda la argolla o en lo sucio de mis uñas, vi mi mano izquierda como un accesorio inerte, que necesita instrucciones precisas para funcionar. Qué tiene que ver esto con este blog?. Casi nada. Solo que me llamó la atención lo poco que observamos, lo mucho que pensamos y lo difícil que es desarrollar una mirada propia que se refleje en nuestras ilustraciones. Una mirada que no sea accesoria, una mirada que se lleve la comida a la boca.
F.

3 comentarios:

_RudY_ dijo...

Oye, está muy bueno lo que escribiste Francisco, me gusta mucho. Eso sí, puede que la lluvia me haya entrado a la cabeza y no logre pensar bien, pero no entendí la relación de la ilustración con el texto.
Saludos desde la lluvia
_Rudy_

olea dijo...

Querida Rudy:
La ilustración no tiene nada que ver con el texto. No te desagües los sesos...Es que le quise poner un "monito" para que se viera menos solitario el texto...

manukat dijo...

bonita reflexion, creo que el tema es no perder nuestra capacidad de asombro, asi podemos fijamos hasta en las sutilezas mas simples para enriquecer nuestra mirada sore las cosas que nos rodean.
Creo que eso hay que aprenderselo un poquito a culturas que se dedican mas al arte de la contemplación, como son las orientales. Despues de todo, han enseñado a los artistas occidentales durante años.

salud.
M.