13 septiembre 2006

Ilustrador Superstar

Hoy, junto a la Raquel Echenique, Alex Pelayo, Soledad Sebastián, Carlos Rojas Maffioleti y Cristóbal Ladrón de Guevara (un ilustrador que no conocía y que me sorprendió bastante. Pueden verlo en www.cristoballadrondeguevara.cl ) dimos una conferencia en la Universidad del Pacífico sobre nuestro trabajo. Nos llevaron a una sala especial de estrellas de rock con agua mineral y galletitas. Una rubia gigantesca llamada Valeria actuaba de "quitanervios" y nos sonreía y hablaba trivialidades antes de subir al escenario.
La cosa fue grata. Nos preguntaron por nuestras técnicas, referentes y planes futuros. Yo les hablé de mi querido curso y lo reconfortante de dar clases. Creo que dije algunas cosas graciosas porque la gente se rió. Finalmente me aplaudieron, incluso un par de postadolescentes con actitud punk-desafiante que estaban en la primera fila. Me sentí bien. Importante. Mucha gente me saludó, incluso una gordita sacada de El Hobbit me dijo que me admiraba...
Ahora, estimadísimos alumnos, abro los fuegos con la pregunta que articuló el debate en la mesa redonda: Un ilustrador, nace o se hace? Qué es más importante, enseñar a comunicar o a dibujar?
Espero sus aportes.
Saludos
Francisco

2 comentarios:

manukat dijo...

hola Francisco,
que bueno que esten pasando ese tipo de cosas, que los inviten para hacer valer a la ilustracion en este pais, y que bien por ti! eres toda una celebridad, jajaja.

En cuanto al tema en debate, da mucho para conversar... yo personalmente creo en el talento, indepedente de si se sabe dibujar o no. Si uno tiene esa capacidad que es necesaria para expresarse y saber expresar a los demás un mensaje a través de la ilustración (por cualquier medio, desde el dibujo al collage), se puede con el trabajo y la dedicación al arte, hacer grandes cosas.
Tengo fe en ese bichito que me anima a sentarme frente a un papel en blanco para transformarlo en algo que me permita proyectarme, muchas veces para mi misma, otras para los demás.

Bueno , esa ha sido mi reflexióm , espero que otros aprovechen la instancia para compartir las propias.

Nos vemos
salud.

Manuela.

_RudY_ dijo...

Mmmm
Yo creo que nadie nace siendo algo. Es difícil ser un día todo lo que uno planea de la vida. Creo que lo que más me inquieta es otra pregunta: ¿Somos lo que hacemos? Lo digo porque a veces me pregunto quién sería yo sin el arte y el humor, y siento que lo que quedaría sería una persona gris y vacía sin un propósito en el mundo. El tema es complicado, porque, a diferencia de otras profesiones, los artistas ponemos todo el espíritu en lo que hacemos, y eso implica que somos parte de lo que hacemos tanto como lo que hacemos es parte nuestra.
El tema es tan inquietante como perturbador.
y la otra interrogante, si ponemos todo el espíritu en lo que hacemos, por qué hay personas sumamente engreídas y autocomplacientes en esta profesión que aún así, hacen de sus obras maravillas, si uno es lo que hace?
Salu2